“¿En qué se parecen un cuervo y un escritorio?”, fue una adivinanza que el Sombrerero Loco dijo a Alicia durante la hora del té, y que ni ella, ni él, ni la Liebre de Marzo, ni el Lirón nunca respondieron. O al menos no la…