En el más reciente curso de educación emocional que ofrecimos a un grupo de Supervisores Escolares del Distrito Federal, me sorprendió que nadie levantó la mano al preguntarles sobre quién había crecido con el conocimiento de que podíamos controlar, manejar o transformar nuestras emociones, yo tampoco…