Trepar un árbol, hacer de él una morada (o un escondite), leer (contemplar, meditar, dormir) en su sombra o sobre sus ramas y abrazarlo es sentirse libre, creativo, fantasioso, incluso contenido y protegido. Es ser un niño o un poeta activo, en movimiento, porque la…