A partir de esta fecha inauguro una nueva sección en el blog, Lo que piensan los niños sobre las obras de arte. A lo largo de más de veinte años de acercar el arte visual a las escuelas a través del programa dia, Desarrollo de Inteligencia a través del Arte, hemos recopilado un auténtico tesoro: la forma en que los niños ven e interpretan distintas obras de arte universal. A través de este espacio compartiré con ustedes esta invaluable riqueza, los invito a maravillarse con sus historias, a volver a mirar desde la inocencia de un niño y a sorprenderse con su inagotable sabiduría.

Iniciamos con el “El mundo de Cristina” (Christina’s World) de Andrew Wyeth, pintor realista estadounidense y que podemos admirar en el MoMA de Nueva York.


En la imagen una mujer arrastra su débil cuerpo por un interminable potrero. Desplazándose con gran dificultad, lucha por llegar a su lejana casa en la cima de una colina. Esta mujer era la vecina del artista, Christina Olson, quien sufría de Charcot-Marie-Tooth, un incurable trastorno hereditario de los nervios que produce la pérdida del tejido muscular y de la sensación táctil, principalmente en las piernas y los brazos. La melancólica y detallada escena, ejecutada con gran sensibilidad y maestría, nos enfrenta directamente con una triste y frecuente realidad, la del sufrimiento de nuestro prójimo y nuestra escasa sensibilidad hacia ellos. [1]

Y qué piensan los niños al respecto:

  • Yo creo que esa mujer está viendo la casa porque no tiene nada qué comer y tiene hambre.
  • Yo pienso que la señora estaba trabajando y luego la echaron porque no lo hizo bien. -Mediador: ¿Y qué tipo de trabajo realizaba esa mujer? -Niño: Lavaba la casa, limpiaba.
  • A lo mejor su esposo la sacó de su casa porque piensa que está embarazada.
  • Yo pienso que la mujer quiere morirse y quiere estar muerta para siempre.
  • Niño: Tal vez ella está casada y su esposo no la dejaba salir. -Mediador: ¿Y luego qué pasó? -Niño: Se escapó. -Mediador: ¿Está casa de quién es? ¿De ella? -Niño:De su mamá. -Mediador: Entonces más bien tú piensas que esa señora se fue a casa de su mamá, huyendo de su esposo que no la dejaba salir, ¿verdad?
  • Niño: Yo pienso que a lo mejor la muchacha no puede caminar. -Mediador: ¿Qué te hace pensar eso? -Niño: Porque está acostada en el pasto. -Mediador: ¿Qué crees que le haya pasado? -Niño: Yo creo que nació enferma.
  • Niño: Yo pienso que estaba muerta cuando la retrataron y cuando las personas tenían que pasar, ella se les aparecía. -Mediador: Se les aparecía ahí, muy bien, tú piensas que esa muchacha es real, o no es real. -Niño: No es real. -Mediador: ¿Entonces piensas que ya está muerta? -Niño: Sí. -Mediador: ¿Y cómo le llamamos a eso, cuando una persona está muerta y de repente se aparece? -Niño: Espíritu.
  • Niño: A lo mejor su esposo se murió y como la casa era de él, decidió cerrarla para que nadie más entrara.

En general, las historias que cuentan los niños van en el sentido de que al personaje le han pasado cosas desagradables por lo que al preguntarles ¿cómo creen que se sienta? al unísono responden: triste.

Luego de haber formulado distintas hipótesis se les invita a que imaginen posibles desenlaces para las historias que acaban de contar. ¿Y saben que tienen en común estos finales? Son felices.

  • A lo mejor al final ya se siente mejor y ya se va a su casa. -Mediador:  Y qué es eso que la hace sentir mejor? -Niño: que le dijeron que ya podía regresar y no le volverían a hacer nada malo.
  • Yo creo que se quedó viuda, pero se casó con otro muchacho y tuvo una familia. -Mediador: muy bien ese es otro final que puede ser, ¿cómo lo consideras tú? -Niño: Un final feliz.
  • También puede ser que su esposo le pidió perdón para que volviera con él, porque ya había cambiado y ella si lo perdonó.
  • Al fallecer su esposo, ella se casa con otro hombre y como allá hay muchas casas, en una vive con su esposo y en la de al lado vive su mamá y todos son felices para siempre.

Andrew Wyeth, autor de esta maravillosa obra dice “El reto para mí era hacer justicia a su extraordinaria conquista de una vida que la mayoría de la gente consideraría sin esperanza”, seguro estaría muy contento de saber que los niños sí visualizan un futuro esperanzador y feliz para la joven.

 

[1] http://www.emol.com/especiales/aprendiendo_a_mirar/mundo_cristina.html